Los recomendadores

Una de las cosas más ‘satisfactorias’ (quizá la única) que me encuentro en las redes sociales es eso de que me pidan recomendaciones literarias. Yo también las pido, claro. Y de cine, que lagunas no, tengo el lago Ness en ese ámbito. La mayoría de las veces me las pide gente que no conozco de nada. En ese caso sólo puedo decirles lo que me gusta a mí, que en el 90% de los casos no pasará a la historia de la Literatura, quizá contarles un poco de lo que va la historia para que decidan si les gusta o no. Otras, sé que esa persona no tiene nada que ver conmigo, y no me queda más remedio que decirle que lo siento, que no soy la persona indicada, que esto está lleno de gente que seguramente sabrá decirle eso mejor que yo.

VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100

Los neoilustrados te aplicarían la Ley de Incompatibilidades por esto. Si pudieran, trabajos forzados también.

Pero sí, también en este ámbito hay tocapelotas. Hay gente que se cree ya tanto su pátina de infalibilidad que no da consejos, da órdenes. Hay gente que ni se molesta en considerar que aquello con lo que podría disfrutar su interlocutor no tiene necesariamente que ser lo mismo con lo que disfruta él. Ser amable con la persona con la que estás hablando consiste -en mi opinión, claro-, en saber ‘leerla’ e intentar que cuando coja algo para leer sea algo que le haga disfrutar. Pero claro, eso requiere de cierta empatía y de molestarte un poco en conocer a tu interlocutor. Eso, claro, no lo van a hacer. Que igual es rebajarse muchísimo. Y ellos están aquí para eso, para que te avergüences de no ser como ellos. Han llegado para sentar cátedra y hasta que no lo hagan no se van a ir.

Y si te desvías es que eres un paleto. Que esto que te estoy diciendo yo es literatura universal, chaval. Por no decir lo mal que te suelen hacer sentir cuando lo que lees son best sellers. ¡EL VULGO! Ya no les basta que leas. Tienes que leer lo que ellos dicen. Tiene que estar en el ranking. Todo esto enmarcado en el “qué se supone que tiene que hacer un…” que veníamos diciendo aquí, y que a mí viene dándome un miedo tremendo desde hace un tiempo porque cada vez me voy pareciendo menos al ciudadano respetable, creo. Y no sé muy bien cuáles son las consecuencias de no serlo. Que me lo expliquen ¿Qué se supone que tiene que leer el señor -sí, señor, no señora- que coge el Pronto en la playa? ¿Qué está ‘bien’ leer y qué está ‘mal’ leer? ¿Por qué Juego de Tronos sí, si a mí me parece un puto coñazo? ¿Quién mierda está poniendo estas reglas? ¿Qué hay que hacer para que dejen de ponerlas y de darnos la brasa? Y luego el culto al autor, que esa es otra. Pero de eso ya hablaremos otro día.

PD: Que alguien le diga a este tío que, acojonantemente, ver GH y leer no son incompatibles. Puedes ver realities y leer, o puedes ni verlos ni leer, o sólo leer sin verlos. Pero no lo quieren entender. No les viene bien. En fin, para qué te van a recomendar nada si te pueden modelar.

Anuncios

Acerca de nayermaster

Amante de lo decadente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los recomendadores

  1. griseomitran dijo:

    Muy de acuerdo, creo que muchos conocemos a alguien que va diciendo por ahí “¿Por qué lees eso que no me gusta? Tienes que leer Juego de Tronos, aunque no te guste y te aburra, tienes que leerlo”.

    Tal vez Descodificador sea como esa gente que recomienda leer Juego de Tronos antes de ver la serie, también puede que sólo lea clásicos de la edad media y novelas de caballería, o que sea el tío en realidad un hipster y lea sólo a Bukowski, puede que incluso ni lea y se esté quejando porque en el fondo odia a Mercedes Milá. xD

  2. elena dijo:

    Estoy contigo. Yo saqué un nueve en literatura universal de la facultad y lo hice leyendo el Quijote mientras estaba la publicidad del Aquí Hay Tomate. Pasaba de los áridos campos de Castilla a los escarceos de Terelu en un santiamén. Y me encantó el Quijote y era fan del Aquí Hay Tomate. Periodismo de salón en todos los sentidos. Y qué? Que le den a los modernos de pose, son unos polillas recalcitrantes ortodoxos y nazis.

  3. Rafa de Deloitte dijo:

    ¡Quítale el candado al tuiter, marica!

  4. juan dijo:

    Veo que estás de recopilatorio de abusos de la dictadura del intelectualiado, intelectualiado de salón por otra parte. Si raspas más allá de sus recomendaciones no sabrán nada, todo orientado a la pose en un momento dado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s