Brasas del siglo XXI (IV): Against Retina

Hoy vamos a hablar de manera tangencial de un tema muy original del que jamás se ha hablado: la “crisis de los medios de comunicación” (¿alguna vez no lo han estado?). Creo que todos venimos contemplando desde hace una temporada cómo la mayoría de medios de comunicación (que en el mejor de los casos no tienen un duro porque ha habido que quitar pastuqui de la publi institucional; y en el peor están hasta el culo de deudas y ha habido que tirar de algún jeque catarí), van segmentando contenido y ese contenido está extrañamente asociado con alguna marca y/o actividad. Igual que ahora Amstel o Iberdrola te presentan pelis en los festivales de cine. Conmino a que cojáis la edición impresa de El País y que veáis lo que ocupan un día de diario suplementos publicitarios que en ocasiones son más gordos que el propio periódico + lo que se sacan estafando a los chavales con su máster de dos años + los eventos varios tipo “congresos del bienestar” con demenciales patrocinios de publi de diputaciones y unidos a la turistificación de localidades de mediano tamaño + Antoño Navalón que le debe un montón de dinero a Hacienda. Este es el retrato del haber del primer periódico español (ya bajando de los 100.000 lectores). Antoño, tengo un mensaje para ti.

No abandonamos mi querido grupo Prisa. Por si no teníamos bastante con ESTARTAPEANDO, patrocinado por Vodafone, en el programa de Ánchels de la SER, hoy hablaremos de EL MAL hecho suplemento de periódico (de su versión online, y que luego tiene alguna paginita en el Cinco Días): Retina.

wswsss

Ya el menú de la página dice mucho.

Retina, en ese afán segmentador para lograr ingresos como sea y crear contenido a cholón, se presenta como un suplemento/sección/no sé muy bien cómo desc acerca de la “transformación digital”. Mantra importantísimo de mantener: hay una revolución cuatropuntocero en marcha, un tsunami, aquí hay que apechugar y no te resistas que las máquinas funcionan solas –no son propiedad de nadie, se conoce- y si te resistes va a ser peor. ¿Qué quiere decir esto? Que va tratar prácticamente todos los temas excepto los estructurales del mundo laboral, esto es 1) El capital (la propiedad, si se quiere llamarlo así) y 2) El trabajo (los salarios, si se quiere llamarlos así). A cambio, Retina te promete una especie de viaje apasionante “analizándolo todo” para que “te adaptes” (vamos, que elijas pero que no decidas –esto es muy importante-) a la “transformación digital”. La jugada, lo hemos dicho a menudo aquí, pasar por descriptivas e inevitables cosas que tratan de ser en realidad prescriptivas. Sin embargo, a nada que escudriñes ves una amalgama de elementos que tiene que ver con “lo moderno, lo de ahora, no te quedes atrás” pero sin rascar demasiado. En todas partes para no estar en ningún lao, vaya.

Así que los de Retina quieren estar a setas y a Rolex y que no les pillen con el pie cambiado y el resultado es un suplemento mix and match que te avisa de todo lo que hipotéticamente va a pasar en el curro en el futuro excepto de las condiciones feudales en las que lo vas a desarrollar, y almibarado con ***tecnología***(a saber), que es un fetiche que barniza muy bien los sujetos agentes y encarcela mejor a los pacientes (ver Europa años 30). Una conjunto informe de robots, cuentos de la lechera sobre las horas que vas a trabajar y semanas de cuatro días (el mensaje lo ha lanzado Carlos Slim, cuidado con los emisores porque luego son los que eligen cómo se materializa eso), crowdfundings, startups, nomadismo digital (xD), bitcoins, y movidas actitudinales. También cosas que dice “la 100cia” y Esperanzas Gracia de medio pelo (de esto se ha aprendido mucho de otros sectores, porque aunque falles más que una escopeta de feria te sacan en los medios igual). De “la 100cia” tiran un poco todos estos suplementos online segmentados de El País porque traducir un péiper es rápido y relativamente fácil. Total, si lo que tienes es que “generar contenido” –vamos, hacer textos para acompañar a la publi, que lo que importa es que se vea la publi, eso si el propio texto no es la publi aunque parezca que es información-, vas a terminar de currar antes. Tiene sentido. Veamos qué cosas está haciendo la “100cia” últimamente. A ver si vamos a estar mirando mucho “la 100cia” y poco a los “100tífikos”. Abe.

ddddddddddddddddddddddddddddddddd

Y ojo, que a veces hasta Retina tiene alguna pieza crítica con la “precariedad laboral” diciendo que no la han inventado las apps. No son tan malas las apps entonces, que solo “recogen” algo malo que han hecho otros. Ya me quedo más tranquila. A veces –como hay que estar a Rolex y a setas- algún artículo hasta tiene un arranque de sinceridad.

sss

Aparte de esto las apps no han aportado mucho más que una especie de amadecasización del trabajo tanto en el contenido (que me lleven la comida a casa) como en la forma (vamos, un vaciado monetario y contractual; un contrato mercantil si es que tienes algún contrato; todo ello disfrazado de “echar unas horillas y que se adapten a mi estilo de vida”. Estilo de vida que suele pasar por una formación eterna para que no parezca que estás en el paro). No entiendo todavía por qué las llamamos apps si son empresas (hay unos jefes que ganan dinero y hay unas personas trabajando). No entiendo por qué si estamos en una “crisis del empleo” nos empeñamos en llamar trabajo a cosas que no lo son y en vaciar de curro y llamar “economía colaborativa” a cosas que son puro curro y no solo puro curro sino más feudal que nunca (eh, pero “adaptado a tu estilo de vida”).

La leyenda del espacio: nómadas digitales

Por centrarnos en un aspecto en particular, y puesto que parece que Retina analiza “un poco todo” para ver de qué hilo tienes que tirar para adaptarte, el otro día estuvimos unos cuantos hablando sobre el tema de las nuevas oficinas diáfanas, con pizarras en el váter, con mesa no fija porque hay que trabajar “por proyectos” y, por supuesto, con su mesita de ping pong como la redacción de algún famoso medio onláin hispano. Partimos de este ártical de Retina.

ult

Ya el primer párrafo es bastante prometedor: te habla de una cosa que todo el mundo dice que está pasando pero que nadie está viviendo. Vayamos a la realidad real, no a lo que te dicen que es real sino a lo que vives tú todas las mañanas: como dice Poloi, si tu jefe ni compra la licencia de Excel, ¿cómo mierdas va a sustituirte un robot y/o a ponerte un asistente virtual? Por otro lado, y sobre coches automáticos/voladores, vuelvo a poner el célebre artículo de David Graeber sobre este particular. ¿Cuántos años llevan braseándonos con coches voladores? ¿Cuántos coches voladores has visto? Y el “riesgo para el sector del taxi” ha venido no de un coche que se conduce solo, sino de un par de compañías que no aportan nada excepto saltarse toda regulación, no hay “innovación” aquí, a no ser que se innove para atrás. Pues eso. Que decir no es hacer.

Si preguntas a gente que conozcas que trabaje en “entornos inteligentes” lo más frecuente son sillas que acaban teniéndose que traer de casa o de alguna sala de reuniones porque todas están ocupadas, llamadas el día anterior para indicar si hay que estar presencialmente o no en la ofi al día siguiente (en función del espacio que haya disponible), por supuesto “misteriosas desapariciones” de material… Y la prueba del algodón: si trabajamos en proyectos horizontales, colaborativos, etc, ¿el jefe tiene su propio despacho? En general, sí. A lo mejor hasta con baño. El entorno colaborativo suele ser que tengas que llevar el papel higiénico de casa (caso 100% real).

Luego está el tema la parte de TEGNOLOGIA ESTREMA que te quemas.

ddddddd

No sé Rick, si habéis trabajado en una oficina sabéis que hay gente que no se habla porque no se pone de acuerdo con cómo poner el aire acondicionado. Hay gente que se queda afónica por los aires acondicionados. Si tienes que traer el papel higiénico de casa y tu jefe no compra la licencia de Excel y a veces hay que mangonear sillas, es muy probable que no trabajes en un entorno inteligente. Y sabiendo todo esto, a lo mejor hasta te están hablando de algo que no existe ni va a venir nadie a poner un duro para ello, a saber. De hecho, me jugaría 20 euros a que el lector medio de este blog trabaja en una pyme y sobrevivirá a esa pyme cuyo jefe tiene bastantes cuentas que ajustar con el banco. Estás tú mejor que ellos, acuérdate. Te necesitan ellos más a ti que al revés.

¿Qué hay de fondo en toda esta mierda? Aparte de la ya trillada idea de que las oficinas no ubicadas en un centro de trabajo (vamos, las que están en una casa o en un coworking) transfieren una serie de gastos del empleador al trabajador, los objetivos son varios: esa confusión decir/hacer que comentábamos antes –idea de proyecto personal pero de la que en realidad se lucra un tercero, y además no sabes muy bien para quién trabajas- y hacerse nómadas para adaptarse perfectamente a los procesos especulativos de suelo en los que nos encontramos inmersos (y para los que España, como “país de propietarios”, es un caramelito). Recordamos, sin embargo, que si curras 14 horas al día, los “entornos” en los que se desarrolle ese curro pues dan un poco igual. Y luego sentido común: si vas con el portátil a la playa te da todo el reflejo del sol, y la arena igual se te mete en el ordenador… No te dejes llevar por la foto. Aparte, el cliente tiene prisa igual. Estés donde estés. Seas todo lo nómada que seas. Llames a tu lugar de nomadismo Silicon Bali o Acelerador de Ideas de Cevico Navero. No tendrán bastante los pobres de Bali con vernos hacer el polla de luna de miel, de gap year o de retiro espiritual que además ahora la gente se va allí a hacer como que trabaja. Pobre gente (los de Bali).

felipeY luego está la mentira de mentiras, eso de que Retina es “el futuro”. Abe. Que ha ido este señor, please. El otro día seguí con el rabillo del ojo el evento (ojo, en la era de la transformación digital si no haces eventos no eres nadie) y aquello era demencial incluso antes de aparecer Felipe González. Era demasiado sencillo tirarle beef al pobre chaval al que le hubieran mandado tuitear todo esto y que seguramente bastante tiene ya con hacer como que se cree todo lo que allí dicen y que incluso podría estar haciéndolo sin cobrar, mientras le cuentan que un robot le va a quitar el trabajo y secretamente piensa que, para esta mierda, ojalá. Impresoras tres dé, bitcoins y yo que no tengo dinero ni para el autobús de vuelta a casa.

Anuncios

Acerca de nayermaster

Amante de lo decadente.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s